Las navieras europeas temen los efectos económicos del uso del GNL

Las navieras europeas temen los efectos económicos del uso del GNL

Las compañías europeas de transporte marítimo consideran que todavía no ha llegado el momento de apostar por el Gas Natural Licuado (GNL) como fuente de combustible alternativa, porque creen que económicamente sigue siendo poco rentable. Así se lo han hecho saber a la Comisión Europea a través de una consulta que está llevando a cabo y cuyas conclusiones preliminares dio a conocer la semana pasada en la European Shipping Week, un acto que por primera vez organizó en Bruselas la Asociación Europea de Armadores (ECSA, por sus siglas en inglés).

Aunque la industria reconoce las ventajas medioambientales del GNL a la hora de reducir las emisiones de CO2, continúa dándole la espalda, alegando que su precio es demasiado elevado y que también lo son los costes en que deben incurrir las empresas para adaptar los motores y los tanques de las embarcaciones. El bajo precio que actualmente tiene el petróleo y el hecho de que no existe una red extensa de puntos de abastecimiento en los puertos europeos contribuyen también a su poca popularidad, según las navieras.

El presidente de ECSA, Thomas Rehder, durante su intervención en la European Shipping Week / ECSA El presidente de ECSA, Thomas Rehder, durante su intervención en la European Shipping Week / ECSA

Bruselas trabaja para potenciar el uso de esta fuente de energía para que el sector marítimo cumpla con la directiva que le obliga a reducir los niveles de contaminación del aire que provocan los buques cuando están atracados en los muelles de las ciudades europeas. Esta estrategia forma parte del paquete de medidas con el que la Unión Europea quiere liderar la lucha contra el cambio climático, con la vista puesta en la cumbre que se celebrará en París a finales del 2015.

“Tenemos que reconocer el [volumen] total de emisiones del transporte y la velocidad a la que está prevista que crezca vuestra industria”, manifestó Violeta Bulc, comisaria de Transporte, ante los presidentes de las principales asociaciones que engloban al transporte marítimo europeo. Les animó a “avanzar en un sistema global de recolección de datos de CO2 antes de la cumbre de París en otoño de este año, para demostrar que el transporte contribuye con su cuota [de reducción de emisiones]”.

Sostenibilidad y competitividad

Sin embargo, las empresas critican los estándares medioambientales que les marcan las normas comunitarias, porque son más exigentes que las de otras regiones del planeta y ello les resta competitividad. “Pasamos el 90% de nuestro tiempo en aguas internacionales”, explicó Thomas Rehder, presidente de ECSA. Un argumento que utiliza para denunciar que tanto la Unión Europea como Estados Unidos tomen medidas de forma “unilateral”, que van más allá de los criterios que establece la Organización Marítima Internacional (IMO). Las normas comunitarias sólo se aplican a los buques europeos y no a embarcaciones con banderas de terceros países, aunque atraquen en puertos de la UE. A diferencia de lo ocurrido recientemente con el sector aéreo, al que Bruselas obliga a cumplir con sus estándares medioambientales, el sector marítimo internacional es el único al que no se imponen las leyes comunitarias.

El pasado mes de diciembre la Unión Europea dio un primer paso para regularlo, aunque con mucha cautela, ante el temor de que se pueda repetir otra guerra comercial con Rusia, China y Estados Unidos como la que se produjo al incluir a las compañías aéreas del resto del mundo al sistema de comercio de emisiones europeo (ETS, por sus siglas en inglés). Los ministros de transporte de la UE llegaron a un acuerdo político para que las embarcaciones (con cualquier bandera) de más de 5.000 toneladas brutas de carga que utilicen los puertos europeos controlen, declaren y verifiquen sus emisiones a la atmósfera con parámetros homogéneos a nivel europeo. Esta decisión de los ministros abre la puerta a controles más estrictos en el futuro.

Fuente: El Vigía

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*