Arola: “Donde el OEA va a dar un valor añadido muy importante es en la cadena logística completa”

Arola: “Donde el OEA va a dar un valor añadido muy importante es en la cadena logística completa”

Hace unos meses, se constituyó la Federación Internacional de OEAs, entidad que está presidida por el español Alejandro Arola, agente de aduanas y presidente de la compañía Arola. En la actualidad, la federación cuenta con 27 miembros directos e, indirectamente,más de 7.350 asociados, porque entre los miembros de la federación también hay asociaciones. En esta entrevista, Alejandro Arola nos explica los primeros pasos dados por esta nueva agrupación e indica los objetivos de la misma.

¿Quién puede ser miembro de la Federación Internacional de OEAs?
La federación acoge a un amplio abanico de perfiles. Cualquiera que sea Operador Económico Autorizado (OEA) o que esté en trámite de serlo puede acceder a ella, bien sean personas físicas o bien, jurídicas. Porque hay algunos casos en los que también tienen certificación OEA las personas físicas.
No solo pueden formar parte de la federación los agentes de aduanas, sino que estamos abiertos también a empresas importadoras y exportadoras, zonas francas, parques industriales, sectores diversos… Dentro de las empresas representadas están todos los eslabones de la cadena logística. Y también queremos integrar a colegios profesionales o entidades de otro tipo que lideren el desarrollo del OEA.

¿Cómo se estructura la Federación?

Está estructurada por continentes y éstos se han dividido en regiones. En el caso de Asia se han hecho dos regiones, una parte con China y otra con Corea. En África también, norte y subsahariana. Y América, dividiéndola entre América del Norte y del Sur. Europa se divide en Europa comunitaria y oriental. Esta última engloba a Rusia y la zona de las ex repúblicas soviéticas, donde el OEA está muy atrasado.
Otra región es Oriente Medio y por último, Australia.

¿Y ya cuentan con estructuras en todas estas zonas?
En casi todas. Donde falta esta estructura es en Australia. Lo que hemos hecho en este caso es incorporar a las universidades que forman parte del programa PICARD de la Organización Mundial de Aduanas (OMA), una iniciativa que engloba a aquellas universidades que imparten formación en materia aduanera. La Universidad de Canberra tiene programas aduaneros y la hemos invitado a que se incorpore a la federación. Y estamos pendientes de su respuesta, aunque confiamos en que ésta sea positiva.
A nivel de países, actualmente forman la Federación la Unión Europea, Estados Unidos, México, Colombia, Honduras, Guatemala, Perú, República Dominicana, Angola, Dubai y Corea del Sur.
Cada región va agrupando países en función del nivel de desarrollo que tengan los programas OEA. En África, por ejemplo, el África subsahariana lo tiene más desarrollado que el norte. En el caso de América, Norteamérica está muy adelantada, Centroamérica más atrasada, y en la zona sur también hay países que tienen el OEA más desarrollado.

¿Por qué han elegido Bruselas para ubicar la sede de la Federación?
Entendíamos que la sede tenía que estar cercana, no solo geográficamente sino también como objetivo, a la Organización Mundial de Aduanas, que está en esa ciudad. Y de hecho el primer acto que hicimos tras la constitución, fue pedir ser recibidos por el secretario general de la OMA, Sergio Múgica, a quien le explicamos nuestros objetivos.

¿Cómo les ha recibido la OMA?
La OMA ha recibido muy bien la creación de la Federación porque lo ven como un instrumento de proximidad no solo a los agentes de aduanas, sino a todos los eslabones de la cadena logística.
De esta forma, la OMA también tiene una fuente de información sobre el OEA a través del sector privado. Queremos aportarle una visión global de la cadena logística, desde el fabricante. Y de igual forma, transmitir las buenas prácticas que se hacen en los diferentes países para que la OMA pueda difundirlas.
Por otro lado, nuestro deseo es ejercer también de puente de conexión entre las distintas aduanas nacionales con la OMA para que esta organización tengan una visión realista de las preocupaciones del sector privado, las diferencias de criterio que hay en cada uno de los países en el desarrollo y aplicación del OEA, y las ventajas, que tampoco son uniformes, en cada uno de los países.

¿Sus objetivos también pasan por mantener un diálogo con los Gobiernos de los diferentes países?
Sí, claro, también queremos mantener relación con cada una de las Aduanas nacionales. De hecho, ya hemos tenido contacto con funcionarios de la Aduana de Estados Unidos. Creo que las administraciones están muy abiertas a recibir información de parte del sector privado y nuestras demandas de mejora.
Que la Administración pública tenga este interés está muy bien. Solo es necesario buscar un canal de comunicación con ellos.
Por eso, dentro de la Federación, cada región va a tener una estructura capilar para los países, para focalizar dentro de cada país los casos particulares o de necesidad de colaboración o de cualquier tipo, como organización de seminarios para el sector privado, para la Aduana local, intercambio de experiencias de OEAs de los diferentes países, etcétera.

¿Cómo se ha diseñado el organigrama de la federación?
Hay vicepresidentes regionales y cada vicepresidente tiene su estructura a nivel región que le permite tener interlocución con los representantes de cada país que se va asociando.
Los que hemos trabajado el OEA desde el principio nos damos cuenta de que no podemos estar en el plano teórico porque lo importante es el práctico. Por eso, son las empresas las que sufren los problemas o se benefician de las ventajas y es un gran activo de la Federación el tener el feed back del sector privado en cada país sobre cómo funciona el sistema OEA, lo que se puede mejorar o cambiar.

Además de la presentación en Bruselas, ¿la Federación ha participado ya en algún acto público?
La primera actividad tras la presentación se hizo en Monterrey (México) el pasado noviembre, donde participamos en una conferencia ante 1.200 empresas, con funcionarios de las Aduanas de Estados Unidos y México. Se trata del Seminario NEEC, que ya va por su cuarta edición, de empresas certificadas OEA de estos dos países.
El siguiente acto fue en Tenerife, a principios de diciembre, el denominado Atlantic Free Zones Forum, donde también hemos participado como Federación. Yo, en calidad de presidente, di en esta conferencia una charla sobre OEAs y Zonas Francas, explicando qué es la Federación y qué papel juegan las zonas francas en el OEA.

La figura de Operador Económico Autorizado va cogiendo cada vez más importancia.
Sí. Con la entrada en vigor, este año, del Código Aduanero de la Unión (CAU), el OEA se acaba convirtiendo en el eje, en la columna vertebral del código aduanero. De ahí cuelga todo: los regímenes especiales, las tramitaciones, las simplificaciones, zonas francas y depósitos aduaneros… Así que las novedades llegarán de forma inmediata y serán de mucho calado.
En el caso de los agentes de aduanas, no tendrá sentido no ser OEA. De hecho, el nuevo CAU lo que hará es hacer pivotar en torno al OEA todas las simplificaciones aduaneras. De alguna manera, se ha llegado un poco más tarde de lo que se preveía porque en 2008 se publicó el Código Aduanero Modernizado, que no entró en vigor porque el Tratado de Lisboa del año anterior había modificado el tema de atribuciones del Consejo en relación al Parlamento y a la Comisión.
Este Código, que ya contemplaba el OEA como la columna vertebral del comercio exterior comunitario, resulta que tenía defectos formales respecto a lo que acababa de ser el Tratado de Lisboa. Entonces, la Comisión determinó que en lugar de modificar el código modernizado se hiciera un código nuevo. Resulta que desde 2008 hasta 2016, cuando se empezará a aplicar el nuevo código, han pasado ocho años que quizás al OEA le hubieran dado más fuerza, como la tendrá a partir de junio.

¿Cuándo aparece por primera vez el OEA?
El primer reglamento sobre la figura del OEA aparece en 2006. Nosotros, y ahora hablo de Arola, que fuimos empresa piloto, empezamos a trabajar en enero de 2007 y nos certificamos en agosto de 2008.
Ahora, no solamente los agentes de aduanas para ser competitivos, sino todas las empresas que mínimamente tengan un volumen de comercio exterior, bien de importación, bien de exportación, si no tienen la certificación OEA les va a ser difícil desde el punto de vista de la rapidez en los despachos, de las garantías, de tener menos controles. El que no tenga la certificación OEA se va a quedar muy al margen de la competitividad.
Aquí, de momento, han empezado más fuerte los agentes de aduanas y empresarios, posteriormente se han animado empresas multinacionales y luego han ido entrando empresas más pequeñas.
Pero a partir de junio, quienes tengan un volumen mínimo de comercio exterior, lo van a tener complicado si no son OEA. El agente de aduanas puede amparar o cubrir parte de las ventajas si es OEA pero si lo que queremos son cadenas logísticas completas seguras, las empresas también tienen que serlo.

En los inicios del OEA se hablaba de que para beneficiarse de las ventajas de esta figura, toda la cadena debía serlo. Pero luego esto no ha sido así.
Claro, porque se veía que pasaría mucho tiempo antes de llegar a las cadenas logísticas completas. Y, además, tenía que existir un acuerdo de reconocimiento mutuo entre el país de exportación y el de importación. Y el desarrollo para llegar a esto era muy largo.
Ahora, con los acuerdos que hay de reconocimiento mutuo y el número de empresas que tiene el OEA, esto está muy cerca. De hecho, en Estados Unidos y México ya funciona y tiene un beneficio enorme. Han pasado de trámites de cuatro o cinco horas en frontera a no más de 30 minutos y esto es un ahorro importantísimo. Ahora, esto hay que armarlo a nivel global.
Cuando se inició el OEA, se veía que tardaría muchos años en armarse y por eso se buscaron las ventajas individuales. Donde el OEA va a dar un valor añadido muy importante es en la cadena logística completa.
En la medida en que se vayan firmando más acuerdos de reconocimiento mutuo y cuantos más actores seamos OEA, más ventajas habrá.
De hecho, creemos que las Aduanas necesitan estas cadenas logísticas seguras porque los medios que tienen son limitados. Y si existen estas cadenas, pueden focalizar los esfuerzos en los operadores que no han acreditado con el OEA esta confianza de la Aduana.
Si el resto necesita menos control, las operaciones de más riesgo se pueden controlar mejor. Por eso creo que las Aduanas también van detrás de lograr estas cadenas logísticas seguras.

¿Ya ha mantenido contactos la Federación con la Aduana española?
Sí. La Federación está en contacto con el departamento de Aduanas para organizar sesiones de trabajo con empresas y operadores que ya son OEA, teniendo un foro de debate con la aduana española, con todos los actores de la cadena (exportadores, importadores, transitarios, transportistas, almacenes, agentes de aduanas).
Creo que este foro de debate puede estar constituido próximamente. Esa es la idea con la que lo hemos planteado desde la Federación.

Fuente: Diario del Puerto

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*