La entrada en vigor de la ecotasa francesa se retrasa al 1 de enero de 2014

La entrada en vigor de la ecotasa francesa se retrasa al 1 de enero de 2014

El motivo esgrimido por el ministerio de Transportes francés hace mención a que las últimas pruebas en los dispositivos de la concesionaria Ecomouv para la gestión de los cobros han mostrado “trastornos persistentes” que deben ser corregidos.

Finalmente el Gobierno francés ha decidido retrasar la entrada en vigor de la ecotasa para los camiones pesados que circulen por la red afectada por este gravamen hasta el día 1 de enero de 2014.

Estaba previsto que el impuesto se comenzara a pagar a partir del próximo martes 1 de octubre pero, según señala el ministerio de Transportes francés en un comunicado, las últimas pruebas y auditorías realizadas este verano en los dispositivos de la concesionaria Ecomouv para la gestión de los cobros han mostrado “trastornos persistentes” que deben ser corregidos antes de la puesta en marcha efectiva del sistema.

Por lo tanto, el Estado galo no ha aceptado validar la capacidad y ha encomendado al concesionario que realice las correcciones oportunas para lograr el buen funcionamiento del sistema, de acuerdo con el acuerdo de concesión.

En todo caso, el ministerio de Transportes francés, dirigido por Frederic Cuvillier, echa balones fuera sobre su responsabilidad y señala que los retrasos para la aplicación de los impuestos ambientales se explican en gran medida por la falta de preparación del equipo del anterior Gobierno y por su falta en anticipar las dificultades.

A parte de los problemas técnicos esgrimidos por el ministro galo, otro de los fuertes inconvenientes con que se ha encontrado la aplicación de la ecotasa es que los transportistas galos no “han tendido prisa” en registrar sus camiones para que puedan presentar el impuesto ambiental.

Así, según informó recientemente cadenadesuministro.es, se calcula que menos de 20.000 camiones , el 2, 5% de los camiones previstos, están actualmente equipados con el sistema de geolocalización que permite recaudar la ecotasa. Lo que hacía dudar de la posibilidad de afrontar convenientemente la previsible avalancha de altas que se hubieran producido en el último momento.

Hay que tener en cuenta que las previsiones del Gobierno francés son que a principios de octubre, hubiera 800.000 camiones declarados para pagar el impuesto, 600.000 camiones matriculados en Francia y otros 200.00 camiones extranjeros.

En función de los kilómetros y de la clasificación Euro del camión

El sistema de cobro de la ecotasa se ha establecido a lo largo de más de 10.000 kilómetros de carreteras que forman parte de la red nacional no sujeta actualmente a peaje, así como sobre otros 5.000 kilómetros adicionales de la red local de carreteras.

La ecotasa, se abonará en función de la distancia recorrida, aplicándose a todos los vehículos de transporte de mercancías de más de 3’5 toneladas de MMA. El importe de la ecotasa será de aproximadamente 0’12 euros por kilómetro, aunque para el cálculo final se tendrá en cuenta tanto el tonelaje del vehículo como su clasificación medioambiental Euro.

Será obligatorio que los vehículos vayan provistos de un dispositivo embarcado de control que permitirá controlar a la Administración francesa el recorrido realizado por el vehículo a través de los más de 4.000 pórticos instalados en la red de carreteras. En caso de no llevar el referido dispositivo, se sancionará con una multa de 750 euros, pudiendo proceder asimismo a la inmovilización del vehículo.

Los transportistas españoles los más afectados

El establecimiento de la ecotasa permitirá recaudar al Gobierno francés en torno a 1.000 millones de euros anuales, ya que se prevé que afecte a más de 550.000 vehículos franceses y 250.000 vehículos extranjeros, de ellos 100.000 españoles.

España será uno de los países más afectados por la ecotasa, teniendo en cuenta que el 38% de las importaciones totales españolas proceden de Francia y el 30% de las exportaciones tiene como destino ese país, pero es que además la gran mayoría de los flujos de transporte de mercancías por carretera con origen o destino distinto de Francia, deben utilizar obligatoriamente la red viaria francesa.

Así Alemania, Italia, Bélgica, Reino Unido y Países Bajos son los principales expedidores/receptores de estos flujos en tránsito, que suponen el 83% del total de los tránsitos realizados por los transportistas españoles.

Por Comunidades Autónomas, las principales afectadas por esta medida son Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana, aunque en el resto de regiones también existe una fuerte presencia de empresas que realizan transporte internacional.

Fuente: cadenadesuministro.es

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.