La carretera toca fondo

La carretera toca fondo

En 2011, el movimiento de mercancías por este modo cayó casi seis puntos y medio en toda España hasta los 1.466,5 millones de toneladas. El incremento del precio del gasóleo, la subida de los costes por vehículo, las bajadas en el número de personas contratadas y en la matriculación de nuevos vehículos, además de la fiscalidad extra que sufre el sector.

A perro flaco todo son pulgas. Esto es lo que deben de pensar la inmensa mayoría de empresas de transporte de mercancías por carretera de España, que no encuentran la manera de afrontar con ciertas garantías la actual crisis económica. Además de los problemas endémicos que padece el sector (escondidos en los años de bonanza económica y agravados ahora con recesión) se le añaden causas coyunturales que no hacen sino poner la puntilla a muchas compañías, sobre todo autónomos y pymes.

Los datos siguen corroborando esta realidad. El Ministerio de Fomento daba a conocer las principales cifras y magnitudes del sector del pasado año y, para qué engañarnos, son demoledoras. La encuesta permanente que realiza el Departamento que dirige Ana Pastor muestra una descenso generalizado en las principales cifras. El pasado año se movieron 1.466,5 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 6,4% respecto a lo contabilizado en 2010. De esta cifra, 1.401,4 millones de toneladas fueron para el transporte nacional (6,72% menos), mientras que el resto (algo más de 65 millones de toneladas) corresponde a transporte internacional, lo que implica una ligera subida del 1,16%.

Con estos datos en la mano, el sector del transporte de mercancías por carretera ha perdido desde 2007, año de mayor actividad, un 39% de carga, cuando se rozaron los 2.410 millones de toneladas. Echando la vista atrás, estos niveles no se registraban ni en 2002.

Este descenso no es más que un indicador de lo que le está tocando padecer a la inmensa mayoría de empresas del sector. Hay más, como la evolución del precio del gasóleo y su repercusión en los costes totales de los operadores, los incrementos de los costes directos por tipo de vehículos, el número de personas a las que dan trabajo o la matriculación de vehículos industriales nuevos, sin olvidar legislaciones nacionales, comunitarias o conflictos entre las asociaciones de empresas y cargadores.

1. Gasóleo
En octubre de 2011, el litro de gasóleo de automoción estaba en los 1,276 euros por litro.
Según el Ministerio de Fomento, en noviembre se incrementó casi dos puntos y medio con respecto al mes anterior, diciembre registró una ligera bajada del 0,9% y dejando para enero de 2012 un incremento de nada menos que tres puntos. En relación a ese mes de octubre, la subida en noviembre fue del 2,4%, mientras que en diciembre fue de punto y medio y en enero de 2012 del 4,5%, unas subidas que se antojan casi insostenibles para muchas empresas.
Además, la decisión del Gobierno de no seguir aplicando las ayudas fiscales sobre el gasóleo profesional agrava aún más estas subidas.

2. Costes por vehículos
El último Observatorio de Costes del Transporte de Mercancías por Carretera publicado por el Ministerio de Fomento, correspondiente al mes de octubre de 2011, no hay ni un solo tipo de vehículo que se encargue de transportar mercancías que vea descender sus costes en el último año (ver tabla anexa).


3. Mercado laboral
El número de personas ocupadas en el sector del transporte de mercancías por carretera descendió un 8,13% el pasado año, llegando a los 528.000 empleados. Estas cifras superan las del año 2001, aunque desde 2008, año en que se registró un mayor nivel de contratación, se han perdido un 14% de los empleos.


4. Matriculación
La pérdida de actividad se ha traducido también en el número de matriculaciones de vehículos industriales nuevos. Las empresas apuestan por aguantar sus actuales flotas, en parte por la bajada de ingresos y en parte por el descenso en el flujo de créditos para renovar parques móviles. Según los datos de ANFAC, el pasado año se matricularon 16.302 vehículos industriales, lo que supone un 19,9% más que en 2010. De estas, 12.890 matriculaciones fueron de vehículos pesados (27,6% más), 2.572 para medios (-5,3%) y 840 para ligeros (7,3% más). Aunque los datos del pasado año son positivos, tampoco se llega, ni de lejos, a los niveles de 2007. En ese año, se produjeron 45.403 matriculaciones. Los dos años siguientes fueron nefastos para los fabricantes, con 31.976 y 12.136 matriculaciones, respectivamente. En 2010 se inició una ligera subida, confirmada el pasado año. Aún así, entre 2007 y 2011 se ha producido una bajada en las matriculaciones del 64%.


5. Ámbito normativo
Por si todo lo anterior fuera poco, hay que añadir dos normativas que preocupan, y mucho, al sector. Por un lado, el céntimo sanitario, que se aplica en algunas comunidades autónomas y que la Comisión Europea ya ha declarado no ajustada al Derecho Comunitario. Por otro lado, la Euroviñeta, una especie de ecotasa a la que la CE sí que ha dado el visto bueno. Alemania, locomotora de Europa, ya ha anunciado que comenzará a cobrarla a partir del 1 de agosto.

Esta medida en concreto perjudica a los países periféricos, como Portugal, Grecia, Italia o España, ya que gravará el precio de sus mercancías.

Además, el panorama nacional tampoco ayuda a calmar las aguas. El desacuerdo con las principales asociaciones de cargadores ha provocado que las organizaciones empresariales demanden un cambio en la Ley de Contrato de Transporte Terrestre (LOTT) “en cuestiones como la aplicación de la cláusula de revisión de los contratos en función de la variación del coste del combustible y el plazo de pago obligatorio a 30 días, eliminando la posibilidad del pacto en contrario y estableciendo un baremo sancionador para los incumplidores”, afirmaba la CETM tras la reunión del Comité Nacional de Transporte por Carretera con Joaquín del Moral, nuevo director general de Transporte Terrestre.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.