Desarticulada una banda dedicada al robo de mercancías de camiones que operaba en la AP-7

Desarticulada una banda dedicada al robo de mercancías de camiones que operaba en la AP-7

Agentes de la División de Investigación Criminal y de la División de Transportes de los Mossos d’Esquadra han desarticulado recientemente una banda organizada especializada en el robo de mercancías que viajan a bordo de camiones. El operativo policial se ha saldado con la detención de 23 personas de un mismo clan familiar (18 hombres y cinco mujeres), de nacionalidad española y con edades comprendidas entre los 21 y los 49 años.

Los detenidos están acusados de ser los presuntos autores de 15 robos con fuerza en el interior de vehículos y de tres robos con intimidación. La investigación se inició el pasado mes de mayo, cuando la policía autonómica catalana detectó “un considerable aumento de los robos a camiones a partir de un mismo patrón delictivo en áreas de descanso y servicio de la AP-7”.

En todos esos casos los ladrones habían empleado el método conocido como “teloneros”. Durante la noche, una parte del grupo se desplazaba en vehículos hasta las áreas de descanso y servicio donde estacionan los camiones y cortaban las lonas de los semirremolques para comprobar qué tipo de carga transportaban. Una vez detectado un cargamento de su interés, dejaban una persona en el lugar para vigilar la zona y ponían en marcha los vehículos que utilizaban para transportar la carga, normalmente furgonetas.

Cuando esas furgonetas llegaban al lugar de los hechos, los presuntos delincuentes volvían a comprobar que no hubiera presencia policial en los alrededores y forzaban las puertas de los semirremolques para descargar la mercancía que iba a ser sustraída, operación en la que normalmente no empleaban más de dos minutos. Y lo que es peor, si los conductores se encontraban en la cabina y bajaban del camión alertados por el ruido los detenidos “no dudaban en intimidar y utilizar la violencia sobre los camioneros”.

Una vez cargadas las furgonetas, transportaban la mercancía robada “entre grandes medidas de seguridad” hasta domicilios o locales de la organización hasta que era vendida a sus receptores. El grupo disponía de un importante entramado de personas que les permitía vender el material sustraído de una forma “muy ágil”, en algunos casos “en menos de doce horas” de habían deshecho de la mercancía.

Normalmente, el grupo criminal seleccionaba semirremolques que transportaban ropa y calzado, electrónica de consumo o bebidas alcohólicas, aunque no despreciaban determinados productos de alimentación. Según explican los Mossos, gran parte de los vehículos asaltados tenían su destino fuera de España, lo que complicaba sobremanera el seguimiento de los hechos.

Largo historial delictivo
Las pesquisas policiales permitieron a los agentes determinar que detrás de esa avalancha de robos se encontraba una organización criminal, integrada por un clan familiar liderado por un matrimonio residente en Barcelona. En total, los detenidos acumulan más de 300 antecedentes penales por delitos contra el patrimonio.

Fuentes de la policía autonómica catalana destacan que “la banda tenía una capacidad logística muy importante”, como evidencia el hecho de que en una misma noche podían rajar las lonas de hasta 40 semirremolques hasta dar con una carga de su conveniencia. En ocasiones llegaron a movilizar simultáneamente hasta tres furgonetas de gran capacidad para trasladar la mercancía robada.

La acción policial sirvió además para desmantelar dos plantaciones de marihuana, con un total de 500 plantas y un valor en el mercado negro de más de 200.000 eurosSeis de los arrestados, a quienes los Mossos atribuyen el liderazgo de la organización, han ingresado en prisión después de ser puestos a disposición judicial, mientras que el resto han quedado en libertad con cargos. No obstante, la policía autonómica catalana explica que la investigación continúa abierta, por lo que “no se descartan nuevas detenciones”.Registros y detenciones
Fue el pasado 12 de noviembre cuando se estableció un operativo policial que permitió detener a 23 personas en diversos domicilios situados en las localidades de Barcelona, Sant Adrià de Besòs, Badalona, Tarrasa, Mataró y Sant Fost de Campsentelles. Durante los registros los agentes intervinieron siete vehículos -uno de ellos valorado en más de 100.000 euros-, 26.500 euros en efectivo y gran cantidad de material, así como diversos indicios de la actividad delictiva del grupo.

Fuente: www.todotransporte.com

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.