España no se suma a la Alianza por la Carretera europea

España no se suma a la Alianza por la Carretera europea

El pasado 31 de enero nueve países europeos, entre lo que no se encuentra España, han lanzado en París la “Alianza por la Carretera” en la que participan Francia, Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Italia, Luxemburgo, Noruega y Suecia. El acuerdo pone de relieve que el transporte de mercancías por carretera en Europa se enfrenta en la actualidad a la competencia desleal en gran medida derivada del dumping social por las empresas que se deslocalizan en países con menores costes.

La iniciativa conjunta pretende defender un transporte por carretera de mercancías que se desarrolle en una competencia sana y leal entre los operadores económicos y con el objetivo de garantizar los derechos sociales de los trabajadores.

Con el lanzamiento de la “Alianza por la Carretera”, estos nueve países han firmado un plan de acción compuesto de 8 medidas destinadas, por un lado a converger algunas medidas nacionales de aplicación de la normativa europea para facilitar la aplicación por parte de los operadores y mejorar la vida de los trabajadores, y por otro, a mejorar las prácticas de control basadas en las experiencias mutuas así como fortalecer la cooperación para la lucha más eficaz contra el fraude.

En España, las reacciones a esta alianza dentro de los colectivos del sector ha sido dispar. Mientras que la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España, FENADISMER, que agrupa a las pequeñas y medianas empresas de este sector, comparte plenamente dichos objetivos y, por ello, lamenta que España no se haya sumado a la iniciativa, la Asociación de Transporte Internacional de Carretera, ASTIC, alerta sobre ella y la califica de “unilateral” , afirma que “representan un 40 por 100 del PIB europeo” y que “dicen ir a favor de un mercado único tras haber actuado en sentido completamente opuesto”.

ASTIC denuncia, además, que este tipo de iniciativas dan la impresión de señalar al resto de países como no respetuosos de las normas europeas o de los derechos sociales de sus ciudadanos. Para Ramón Valdivia, director general de ASTIC, “esta alianza a espaldas de la CE busca provocar que se produzcan nuevas medidas proteccionistas que, sin duda, van en contra del espíritu de la UE”.

Desde ASTIC solicitan que se excluya expresamente al transporte por carretera de la Directiva europea sobre trabajadores desplazados, al igual que ocurre, por ejemplo, con el transporte marítimo, ya que la misma está pensada para otros sectores y no se adapta a las necesidades de alta movilidad intrínsecas a los conductores de transporte internacional.

Fuente: cdecomunicacion.es

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*