Siberia a 38 grados

Siberia a 38 grados

38 grados en Verjoyansk, una de las ciudades siberianas con las temperatures más gélidas del planeta ha registrado recientemente un record en sus termómetros. Un enclave que suele registrar 50 grados bajo cero en invierno, ha alcanzado casi 40 grados. Un hecho insólito que pone de manifiesto el problema del calentamiento global, que se manifiesta de manera más significativa en el área septentrional del planeta, según datos de la red europea de observación Copérnico.

A este paso y con un creciente calentamiento global, Rusia quizás ya no necesite los tres rompehielos nucleares que ha encargado, capaces de quebrar capas de hielo de 4 metros de grosor, creando un canal de navegación de 50 metros de ancho. Una serie de tres buques, los mayores que se han construido hasta el momento y cuya misión será abrir la estratégica ruta marítima del Ártico al tráfico marítimo y lo que es más importante, de manera permanente. Estos buques nucleares están diseñados para navegar durante todo el año en aguas heladas. Rusia es el pais con mayor línea de costa en el Circulo Polar Ártico y tendrá acceso a la explotación de todos sus importantes recursos naturales, permitiendo además la navegación de cargueros hasta estos enclaves mineros. Independientemente del consorcio firmado entre las mayores petroleras rusas y la agencia nuclear nacional para la construcción de estos buques y el aprovechamiento de nuevos recursos, la apertura de esta ruta de manera permanente podría cambiar significativamente la actual conexión marítima entre Asia y Europa. La ruta norte es sensiblemente más corta dependiendo del destino y evita un paso obligatorio y costoso por Suez. El canal de navegación de 50 metros de ancho abierto en las placas de hielo, permite el paso garantizado a gaseros de LNG que distribuyen el gas natural ruso a sus principales clientes, Japón, China y Korea.

Independientemente de estos tráficos, la salida de un portacontenedor desde Shangai con destino Hamburgo, supone un recorrido de 14.600 km, mientras que la alternativa por el estrecho de Malaca y Canal de Suez de 19.500 km, nada mas y nada menos que un 24% menor si se emplea la NSR (ruta marítima del norte por sus siglas en inglés). Pero si partiésemos desde el puerto japonés de Yokohama hasta Hamburgo, recorreríamos 13.000 km, mientras que la alternativa sur por Suez sumaría 20.600 Km. Un 37% menos. Con estas cifras, la pregunta es si las grandes navieras cumplirán con los “acuerdos verdes” de evitar la navegación ártica o si finalmente las cifras y costes acabarán ganando la partida. De momento las mayores compañías navieras se han comprometido públicamente a respetar el medio ambiente evitando la NSR. Maersk, MSC, Cosco, CMA CGM y Hapag Lloyd esgrimen motivos medioambientales y operativos para evitar esta nueva ruta creada gracias al cambio climático.

¿Cómo influirán estas circunstancias sobre el tráfico de transbordo y los importantes enclaves portuarios del Mediterráneo, entre ellos varios españoles? Sin duda un cambio en el actual posicionamiento de las grandes compañías de portacontenedores, provocaría una reducción de tráficos en el Mediterraneo y parte de la fachada Atlántica del sur, lo que afectaría a países como España. Un handicap que debe solventarse con ventajas competitivas de los puertos de titularidad estatal, que disuadan a las navieras de cambiar de ruta o puertos de escala. El sistema portuario cuenta con herramientas para ello. Todo un entramado estratégico que también se verá afectado por las nuevas condiciones de la UE en el otorgamiento de sus ayudas al transporte, siempre y cuando se sostengan en proyectos asociados a una política verde o las importantes tensiones geopolíticas asociadas a los yacimientos mineros de la costa ártica. Mientras termina de equilibrarse el panorama geopolítico y seguimos la evolución de la ruta norte, es importante preparar el sistema para estos cambios, poniendo en marcha medidas que sigan atrayendo a las navieras que unen Asia con Europa de manera que la distancia no sea el único motivo para descartar la alternativa sur actual. La Unión Europea ha dado el primer paso condicionando las ayudas al transporte para aquellas alternativas alineadas con el “Green Deal” y los Puertos del Estado con un marco estratégico que define medidas en la misma línea.

Fuente: www.spanishports.es

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*