2017, cambios aduaneros y un mercado inestable e impredecible de fletes marítimos

2017, cambios aduaneros y un mercado inestable e impredecible de fletes marítimos

Todos los indicios hacen pensar que 2017 será un gran año para el transporte internacional de mercancías. En la revolución que está viviendo el sector conocer y adaptarse a la transformación digital es clave en un escenario global. El año viene marcado por cambios como el nuevo Código Aduanero de la UE con la figura agigantada del OEA o las fluctuaciones del transporte marítimo están cambiando de modelo con un mercado de fletes volátil, inestable e impredecible. El autor, Roger Pallarés, especialista en logística y transporte internacional, considera que es posible pescar oportunidades en este río revuelto.

La última revisión semestral de la economía mundial por el FMI, efectuada en octubre del 2016 (antes de las elecciones en EE.UU.), prevé que la tasa de crecimiento del comercio mundial total pasará del 2,3% en el 2016 al 3,8% en el 2017; las importaciones de los países desarrollados mejorarán del 2,4% en el 2016 al 3,9% en el 2017; y las exportaciones de los países en desarrollo pasarán del 2,9% en el 2016 al 3,6% en el 2017. Con estas estimaciones podríamos decir que 2017 promete y, si lo analizamos, tenemos todas las herramientas a nuestro alcance para que sea “Un gran Año”.

Las empresas españolas compiten en un escenario en el que su mercado local es Europa y su mercado natural, el mundo.

Este marco global, junto con la evolución digital que estamos viviendo en todas las áreas, hace que el sector del transporte viva un momento de revolución y, en consecuencia, todos los actores que forman parte de la cadena logística se encuentren en un momento de transformación.

Conocer y saber aprovechar los recursos más innovadores y adaptarse a la digitalización global está siendo clave en el camino hacia una nueva etapa para las empresas, que ya ha comenzado y se consolidará en gran parte en este 2017, y en la que prima la rapidez sin renunciar a la eficiencia, en todos los sentidos.

El nuevo Código Aduanero de la Unión Europea se consolida

Este debería ser además el año de consolidación del nuevo Código Aduanero de la Unión Europea, que confiamos supondrá una modernización de los procedimientos y normativas aduaneras, así como una homogenización en los trámites y simplificaciones aduaneras en todo el territorio de la Unión Europea.

Un nuevo código en el que adquiere especial relevancia la figura del OEA, que pasa a ser el requisito imprescindible para beneficiarse de las simplificaciones que se articulan en el nuevo CAU, y que trae novedades como la racionalización de los regímenes aduaneros; la creación del REX; el despacho centralizado europeo, la desaparición del DUA para 2019 y la necesidad de que todos los procedimientos aduaneros se realicen mediante el tratamiento electrónico de datos.
Todo ello, en una misma línea de modernización, simplificación y armonización de la normativa y procesos aduaneros, que pretende adaptarse a la evolución del comercio internacional.

Un nuevo escenario para el transporte marítimo internacional

La parte más visible de la transformación que vive el sector del transporte internacional, la vivimos sin duda en el transporte marítimo internacional con un cambio de modelo.

Desencadenado por la fallida de Hanjin, nos encontramos con un sector en plena reestructuración, basado en alianzas, fusiones, compras y reestructuraciones de corredores y servicios. Hyundai parecía ser la siguiente en caer hasta un acuerdo a última hora con los dos gigantes, Hapag-Lloyd se fusiona con UASC, China Shipping con Cosco, Hamburg Sud es comprada por el gigante Maersk y se prevé que es solo el principio.

Todo esto ha generado un mercado de fletes volátil, inestable e impredecible además de unos problemas de falta de espacio y equipos como nunca históricamente habíamos vivido.

Saber aprovechar las oportunidades

A rio revuelto… Este famoso refrán, refleja en parte y siempre de forma positiva, lo que puede ser este año para el sector del transporte internacional. Un año de consolidación del CAU y con un sector marítimo en reestructuración, pondrá de manifiesto la importancia de un buen asesoramiento, servicio y gestión impecable por parte de un operador logístico y/o agente de aduanas de confianza.
Es por ello que, en mi opinión, hoy más que nunca toma especial relevancia la preparación técnica y el know-how de los profesionales del sector, unido a la evolución tecnológica, que nos está permitiendo optimizar al máximo todos los procesos de la cadena logística.

Las empresas, van a necesitar y exigir mayor intervencionismo, control y anticipación por parte de los proveedores de transporte internacional. Un reto más unido al momento de transformación digital que vive el sector.
Pero este escenario debemos entenderlo y vivirlo como una gran oportunidad para el sector, porque este año tiene todos los ingredientes para ser diferencial, y para los operadores logísticos que sepan aprovecharlo, sin duda puede ser “un gran año”.

Fuente: www.manutencionyalmacenaje.com

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*