Transportes Mazo, en clave intermodal

Transportes Mazo, en clave intermodal

La apuesta de Transportes Mazo de subir sus camiones y semirremolques al barco y al ferrocarril ha propiciado el crecimiento de la compañía en un contexto difícil para la economía europea, poniendo de manifiesto los buenos resultados que puede aportar la intermodalidad al sector del transporte por carretera.

En un mercado atomizado como es el sector del transporte por carretera en España, estar entre los principales operadores del país implica, más allá de la evidente satisfacción que aporta el trabajo bien hecho, una responsabilidad para con los clientes que obliga a las grandes empresas a innovar continuamente en los servicios que prestan, con el objetivo de hacer más eficientes las cadenas de suministro de los cargadores.

Si se reduce el espectro y se analiza sólo el transporte a temperatura controlada, la responsabilidad es aún mayor, ya que los transportistas han de asegurar el perfecto estado de una mercancía, que es perecedera, desde la casa del cliente hasta prácticamente el consumidor final.

Y es en este ámbito en el que Grupo Mazo, a través una clara apuesta por la intermodalidad en el sector del transporte, se ha ganado un hueco entre las 10 principales empresas del transporte frigorífico españolas. De hecho, su especialización en este sector ha motivado que el 90% de la mercancía que transporta sea carga refrigerada.

Mazo ha sido pionero en España de la intermodalidad, abriendo camino a otros que han comprendido que el barco o el tren pueden ser una prolongación natural de la carretera.
Tras 44 años trabajando en el sector del frío, y más de 80 años en el transporte por carretera, una rama de actividad en la que repercuten factores externos frente a los que poco pueden hacer los transportistas (sirvan de ejemplo más reciente el Brexit, la complicada situación en el puerto francés de Calais o el contexto político actual de España), la perfecta fusión multimodal por la que viene apostando el Grupo Mazo le ha permitido diferenciarse de sus principales competidores.

En barco hacia las islas, Europa y Marruecos

En el año 1989, la empresa tomó la decisión de subir sus camiones en la línea que Trasmediterránea operaba entre Cádiz y las Islas Canarias, creando la filial Ibertruck Canarias para gestionar las cargas entre ambos territorios. Posteriormente, la empresa también apostó por conexiones con Baleares.

Adelantarse a otros competidores en lo que entonces era un tráfico novedoso, el ro-ro, que reducía a la mitad el tránsito con respecto a otro tipo de buques que enlazaban el sur de España y el archipiélago, permitió a la empresa seguir creciendo hasta ser, a día de hoy, líder en el tráfico de mercancía refrigerada entre las islas y la Península. De hecho, entre el 40 y el 42% de la cifra de negocio de la compañía proviene de los tráficos con Canarias, según explica Jose Ramón Mazo, director general de la empresa.

Por ello, en Grupo Mazo siguen optando por entrar y salir rodando de los buques y, actualmente, también se suben al barco para llegar a Italia, a Inglaterra, a Austria y al norte de África. La empresa une Argelia con Europa con varias salidas semanales desde los principales puertos mediterráneos desde el año 2014; servicios a los que se ha sumado a mediados de este mes de abril una nueva línea que conecta Valencia y el puerto de Mostaganem.

También viaja a Italia y a Austria en barco desde los puertos de Barcelona y Valencia, con una conexión directa a Cerdeña; enlaza el norte de España con Inglaterra, que supone el 65% del tráfico que realiza la empresa con Europa, embarcando sus vehículos en Santander y Bilbao; y llega al puerto marroquí de Tánger-Med mediante conexiones con Algeciras, Barcelona y, desde el pasado mes de enero, con Motril.

La flota propia de 295 tractoras, que se renuevan cada tres años, y 702 semirremolques frigoríficos, con una edad media de cinco años, realiza anualmente más de 32.000 viajes en barco.
En conjunto, su flota propia de 295 tractoras, que se renuevan cada tres años, y 702 semirremolques frigoríficos, con una edad media de cinco años, realiza anualmente más de 32.000 viajes en barco, frente a los 27.000 viajes que realizaban apenas tres años. Esta flota, que puede cargar hasta 929.000 tn de mercancías, lleva a cabo 165 operaciones diarias y recorre anualmente 53 millones de kilómetros.

Cruzando Francia subido al tren

Grupo Mazo también ha sido pionero en la utilización de los servicios intermodales ferroviarios que permiten unir, como aliados, al transporte por carretera y el ferrocarril. La empresa fue una de la primeras en optar por la lanzadera ferroviaria del Eurotunnel para cruzar el Canal de La Mancha, servicio por el que sigue apostando.

También fue uno de los precursores en la utilización de la conexión ferroviaria que une Francia con el Benelux. Recorriendo los 1.040 km que separan Le Boulou, Francia, con Bettenbourg, Luxemburgo, que opera VIIA, y que además de acortar distancias, emite cinco veces menos CO2 a la atmósfera y contribuye a reducir el tráfico en las carreteras.

Servicios de valor añadido

Con el fin de gestionar la cadena de frío y asegurar que los productos perecederos llegan a los consumidores en condiciones óptimas, la compañía dispone de dos bases logísticas estratégicamente situadas para realizar labores de cross-docking.

Flota de Transportes Mazo
Su flota propia de 295 tractoras, que se renuevan cada tres años, y 702 semirremolques frigoríficos, con una edad media de cinco años, realiza anualmente más de 32.000 viajes en barco.
Una de ellas se encuentra en el municipio valenciano de Alzira, donde está la sede de Mazo, cuenta con más de 500 m2 de cámaras frigoríficas, ocho muelles de carga y descarga y está operativa las 24 horas del día. La segunda plataforma de cross-docking, posicionada estratégicamente en la frontera franco-alemana, en Ubërhern, también cuenta con cámaras frigoríficas para conservar la cadena de frío en la manipulación de la mercancía.

Crecimiento en tiempos de crisis

Todas estas actuaciones han impulsado el crecimiento de Grupo Mazo incluso en los peores años de la crisis económica que ha marcado el día a día en Europa desde el pasado 2008. En el año 2010, la plantilla de la compañía rondaba los 300 empleados. Desde entonces, el número de trabajadores y colaboradores de la empresa ha aumentado un 50% hasta los 450 actuales.

Un crecimiento similar se observa en su cifra de negocios. En el último ejercicio, el Grupo ha obtenido unos ingresos de 90 millones de euros, de los que 87 millones se han facturado en el transporte por carretera.

Fuente: cadena de suministro

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*