El precio de las impresoras 3D para el hogar cae por debajo de los 400 €

El precio de las impresoras 3D para el hogar cae por debajo de los 400 €

“El Bucanero” es el primero de estos dispositivos que no requiere montaje por parte del usuario y tiene un precio asequible.

Una compañía americana ha decidido dar un paso más en la popularización de la impresión en tres dimensiones. Ha anunciado planes para poner a la venta una impresora 3D ya montada, denominada “The Bucaneer” (“El Bucanero”), por menos de 400 euros. ¿La pega? El tamaño de las figuras que puede crear es más reducido que el de otras alternativas.

Pirate3D, la empresa detrás de ‘El Bucanero’, se ha propuesto solucionar de una vez dos de las principales barreras de esta tecnología. El precio y la estética. La mayoría de impresoras 3D disponibles en la actualidad son o muy caras –comparadas con las que pintan en papel–, o requieren un proceso de montaje relativamente complejo, o ambas cosas. «Creemos que para que se dé una adopción masiva de esta tecnología hace falta que la experiencia de usuario sea extremadamente buena», asegura Roger Chang, CEO de la compañía.

“El Bucanero” esconde toda la mecánica y la electrónica detrás de una tapa, lo que le confiere aspecto de producto comercial, terminado. Aunque no es la primera impresora 3D con estas características, de momento es la única orientada al público general, con poco presupuesto.

Esta impresora comparte características técnicas con la mayoría de las alternativas más caseras. Usa el mismo tipo de plástico inyectado para crear las figuras y tiene una resolución de una décima de milímetro. Sin embargo las figuras que puede crear son de 15x10x12 centímetros, más pequeñas que otras de la competencia.

La contrapartida del tamaño de las figuras, explican los creadores de la impresora, se debe a su decisión de crear un dispositivo que no fuese excesivamente grande. Mientras que con el papel la gente suele saber qué tamaño es el más útil para sus necesidades –y compra la impresora acorde–, con la impresión tridimensional todavía es difícil saber qué posibilidades se pierden por el camino de la reducción de las dimensiones.

La impresora incorpora un sistema de cartuchos recargables que facilita que todo esté ordenado, e incorpora un software que intenta hacer del proceso de impresión lo más fácil e intuitivo posible.


Fuente: Diario Vasco

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*