El GNL tendrá una mayor demanda en el transporte por carretera que en el marítimo

El GNL tendrá una mayor demanda en el transporte por carretera que en el marítimo

El Gas Natural Licuado (GNL) como combustible tendrá una importante demanda en el sector del transporte por carretera en el año 2035, mayor que la demanda esperada para el transporte marítimo y muy por encima de lo estimado para el uso de este combustible alternativo en el transporte por ferrocarril.

Concretamente, según el estudio realizado por Cedigaz, se estima que dentro de dos décadas el sector del transporte de mercancías por carretera demandará 96 millones de toneladas para el impulso de sus vehículos, mientras que el sector marítimo demandará 77 millones de toneladas y el ferrocarril apenas 6,2 millones de toneladas.

Transporte por carretera

A diferencia de lo que ocurre en el sector marítimo, las normativas reguladoras referentes a la reducción de emisiones no jugarán un papel tan importante en la adopción del GNL como combustible para el transporte por carretera, siendo la diferencia de precio entre este y el diésel el principal motivo que contribuirá a su implantación por parte de los transportistas.

Se espera que en el año 2025 la demanda de este tipo de combustible alcance los 45 millones de toneladas solo para el sector del transporte por carretera, creciendo a los 96 millones de toneladas en 2035, si bien cabe destacar que las previsiones más optimistas sitúan esta demanda en torno a los 225 millones de toneladas.

En el contexto actual, China se constituye como el país que puede contribuir en mayor medida a la implantación del GNL en la carretera, debido a su red de infraestructuras que ya ha venido desarrollando con dicho fin. En 2013, el país asiático ya contaba con 100.000 vehículos impulsados con gas y 1.100 estaciones para repostar este combustible. Sin embargo, cabe destacar que el posible incremento en el precio del gas en esta región podría frenar su desarrollo.

Transporte marítimo

No hay duda de que el uso de GNL como combustible crecerá en el sector marítimo, aunque la tasa y el ritmo de crecimiento dependerán del alcance, geográfica y temporalmente, de las restricciones de emisiones establecidos en el tratado MARPOL.

El cumplimiento de los nuevos límites de emisiones requerirá cambiar a combustibles derivados del petróleo más limpios, pero más caros, implementar costosas tecnologías de tratamiento de gases de combustión, o la implantación definitiva del gas natural licuado como combustible del sector.

Comparado con otras soluciones, el GNL se presenta como la alternativa más económica para los operadores marítimos en un futuro próximo, sin embargo, la previsión de su consumo es menor que en el transporte por carretera, estimándose de 35,7 millones de toneladas en 2025, y de 77 millones de toneladas en 2035.

Papel residual en el ferrocarril

Actualmente, el ferrocarril juega un papel pequeño en el transporte de mercancías en un gran número de países. En España, por ejemplo, solo el 5,5% de las mercancías transportadas en 2012 se hizo a través del ferrocarril, aunque cabe recordar las acciones, como los corredores Mediterráneo o Atlántico, que desde la Unión Europea y distintos organismos se está llevando a cabo para promover el uso de este transporte.

Además, el GNL en el sector ferroviario sería rentable, y por ello potencialmente demandado, en países que combinan altos niveles de carga de largo recorrido con un nivel bajo de penetración de la capacidad eléctrica para este modo de transporte, condiciones que se encuentran en relativamente pocos países.

Por ello, la demanda proyectada de GNL en el sector del ferrocarril es de 0,9 millones de toneladas en 2025, 3 millones en 2030 y 6,2 millones en 2035.

Fuente: Cadena de Suministro

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.