Utilizan pilas de combustible para refrigerar los camiones de congelados

Utilizan pilas de combustible para refrigerar los camiones de congelados

Texas, California y NY serán los primeros estados en poner en marcha esta tecnología de cero emisiones en sus camiones de reparto.

Transportistas de comestibles de Texas, California y Nueva York (EEUU) pronto tendrán sus helados, alimentos congelados y productos frescos refrigerados por pilas de combustible, una tecnología limpia que funciona con hidrógeno, silenciosa y con una drástica reducción de emisiones.

Estas pilas de combustible harán el trabajo normalmente realizado por un pequeño motor diésel, que instalado en el camión mantiene la carga a la temperatura adecuada mientras realizan sus entregas. Cada uno de estos cuatro camiones experimentales todavía estará equipado con un motor principal diesel, que es el que hace que el camión se mueva.

Los investigadores del Laboratorio Nacional del Noroeste del Pacífico (LNNP), perteneciente al Departamento de Energía norteamericano que está supervisando el proyecto, creen que esta será la primera vez que los camiones refrigerados son equipados con una pila de combustible, dispositivo que genera electricidad provocando reacciones químicas mediante el uso de hidrógeno y aire. Los únicos subproductos de estas reacciones son calor y agua.

“Esta es una gran aplicación para una pila de combustible”, dice Kriston Brooks, investigador del LNNP que lidera el proyecto. “Tradicionalmente, una unidad de refrigeración de tráiler es accionada por un pequeño motor diesel o eléctrico que activa los compresores para proporcionar una refrigeración a la carga. Una pila de combustible puede proporcionar potencialmente una alternativa limpia, eficiente y silenciosa para alimentar este motor eléctrico”.
Dos fabricantes de pilas de combustible, con sede en Massachusetts y NY, recibirán cada uno 650.000 dólares de la Oficina de Eficiencia Energética y Energía Renovable del Departamento de Energía. Las compañías proporcionarán fondos y mano de obra propia. Un equipo dirigido por el LNNP se encargará de supervisar y evaluar el programa de dos años.

Funcionarios de la industria estiman que unos 300.000 camiones frigoríficos con unidades de potencia auxiliares circulan por los Estados Unidos. Mediante la sustitución de los pequeños motores diésel por una célula de combustible más eficiente, los usuarios obtendrían un ahorro de combustible de aproximadamente 10 galones (38 litros) de combustible diarios, además de la reducción en la emisión de contaminantes y un funcionamiento significativamente más silencioso.
“También se espera que el uso de pilas de combustible en esta aplicación se acelere, para crear puestos de trabajo en el sector de la energía, aumentar el volumen de fabricación de células de combustible, reducir costes y catalizar una base de proveedores nacionales más fuerte”, dijo Jamie Holladay, gerente del sector de LNNP para tecnologías de pilas de combustible.

Las pilas de combustible son cada vez más comunes como fuentes de energía en los edificios y en vehículos como los autobuses. Mientras que los dispositivos son generalmente más caros que las formas tradicionales de generación de energía, muchos científicos y desarrolladores de productos esperan que a medida que estén más ampliamente adoptados y aumentan los niveles de producción, su costo se reducirá, de forma similar a lo que ha ocurrido con productos como los teléfonos celulares.

Cada remolque refrigerado alimentado con pila de combustible tendrá una autonomía de, por lo menos, 400 horas, estiman los investigadores.

Fuente: Diario Vasco

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*