El código de barras cumple 60 años

El código de barras cumple 60 años

El sistema de código de barras fue patentado el 7 de octubre de 1952 y desde entonces su usó se ha generalizado para prácticamente cualquier producto en la actualidad.

La idea de este sistema fue concebida por primera vez en 1948 por Bernard Silver, un estudiante graduado del Instituto Drexler de Tecnología en Philadelphia, tras escuchar las quejas de los comerciantes de su estado, que debían llevar una cuenta manual de la compra de los clientes y realizar recuentos de la mercancía constantemente. Demandaban un sistema más rápido y eficaz para catalogar los productos. Entonces Silver, buscando una solución, comenzó a trabajar con su colega Norman Joseph Woodland.

Después de varios resultados sin éxito, Drexler decidió abandonar el proyecto. Woodland, en cambio, continuó e inspirado en el el código morse, logró dar con un nuevo sistema de etiquetado que funcionaba gracias a un sistema de lectura adaptando una tecnología presente en el cine de esa época.

Finalmente, Woodland y Silver patentaron el invento en 1949, que fue aprobado tres años más tarde, el 7 de octubre de 1952. Sin embargo, su uso comercial tardaría en generalizarse casi tres décadas más, cuando en la década de los ’70 esta nueva tecnología comenzó a implantarse para leer los códigos con mayor rapidez en algunos supermercados.

Antes de su utilización en las tiendas comerciales, los primeros en usar este sistema fueron los ferroviarios para poder diferenciar sus ferrocarriles. Se cree que el primer comercio en recibir esta tecnología, fue un supermercado del estado norteamericano de Ohio.

Actualmente se puede encontrar este sistema en todo tipo de productos, especialmente en envases o etiquetas con una clásica sucesión de líneas negras sobre un fondo blanco. El sistema funciona con una base binaria que reconoce los trazos oscuros como “1″ y los espacios como “0″ y contiene información de distinto tipo, según sea el código utilizado.

Normalmente existen unos órganos reguladores de los códigos de barras, que en España es Aecoc, la Asociación Española de Codificación Comercial. Dentro de los códigos de barras existen distintos tipos, el mas utilizado es el EAN-13 , que es habitual utilizarlo para el etiquetado de envases individuales. Para el etiquetado de palets se use el EAN 128.

La estructura del EAN 13, sea cual sea el pais, consta de un prefijo que se asigna a cada pais de dos números, un código de empresa que tambien lo asigna la entidad reguladora que varía de 5 a 8 digitos y un código llamado de producto que varía entre 2 y 5 digitos. Por último hay un dígito de control, que lo asigna normalmente el software que crea el código de barras.

El código de barras en todos estos años, ha evolucionado y se ha ido adaptando a los diferentes requerimientos marcados por la necesidad de tener la trazabilidad de un producto a lo largo de toda la cadena de suministro. Así el sistema ha pasado por versiones circulares, hexagonales hasta el actual código bidimensional QR que contiene muchas más datos que sus predecesores y que en la era de internet se ha extendido su uso para mostrar más información del producto o incluso para conectar con la web, en donde se pueden encontrar informaciones de todo tipo relacionadas con el producto original.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.