El nuevo Acuerdo Marco se encalla ahora en la entrega y recepción

El nuevo Acuerdo Marco se encalla ahora en la entrega y recepción

Los sindicatos de la estiba a nivel nacional buscan la fórmula para dejar la puerta abierta a que los estibadores mantengan como propias las labores de entrega y recepción.

Las labores de entrega y recepción se han conformado como un nuevo escollo para las negociaciones del nuevo Acuerdo Marco, que se suman a los ámbitos y que tienen como consecuencia el retardo en la consecución de un acuerdo a nivel estatal.

Fuentes de la negociación confirmaron que, hoy por hoy, va a ser imposible contar con una resolución definitiva antes de que finalice el año, tal y como pretendían ambas partes cuando comenzaron las conversaciones allá por el mes de septiembre. Estas mismas fuentes reconocieron que, además de los ámbitos, otro de los principales “escollos” que se están encontrando es el de la entrega y recepción.

La Ley 33/2010, en su artículo 89, define la entrega y recepción de mercancías como un servicio comercial, esto es, no portuario, y por tanto abierto a que lo pueda llevar a cabo personal no estibador. La situación actual en España es que en la mayoría de los puertos del Estado son los estibadores los que llevan a cabo esta tarea, gracias a los acuerdos propios de cada puerto entre empresas y trabajadores. El problema, por tanto, no radicaría en una falta de entendimiento entre las partes -Anesco y sindicatos se entienden en este aspecto-, sino en la puerta abierta que deja la Ley 33/2010 para que se lleve a cabo la recepción y entrega por parte de personal no estibador. En ese sentido, fuentes sindicales afirman que “ahora estamos negociando un acuerdo a nivel nacional, y queremos plasmar en él que los estibadores de los puertos que lo llevan a cabo ahora mantengan esa labor”.

Con todo, estas mismas fuentes reconocen que es en cada puerto donde se debe negociar estas tareas, tanto a nivel de precios, flexibilidad y salarios. La Ley de Puertos parida por PSOE y PP hace algo más de un año obliga a las empresas que prestan un servicio comercial a demandar una autorización de la Autoridad Portuaria para poder llevarlo a cabo.

Legitimidad
Además de en la propia negociación, Anesco se encuentra inmersa en clarificar si cuenta con la mayoría de las empresas que operan en los puertos españoles. Las sentencias de la Audiencia Nacional y las resoluciones de la Comisión Nacional de la Competencia sobre el IV Acuerdo Marco han obligado a las partes a ser muy escrupulosos en cuanto a la otorgación de la representatividad de las partes. Para ello, la organización empresarial está pidiendo a las empresas que se den de alta en la asociación, con el objetivo de dar una mayor representatividad a la entidad, un paso “imprescindible” según las fuentes consultadas, “ya que nos ayudaría a definir de forma clara todo el tema de los ámbitos”.

Y es esta situación la que está llevando a las partes a una especie de “ingeniería técnica”. “Además de los problemas intrínsecos a la negociación, tenemos que tener en cuenta los aspectos que no valen del IV Acuerdo Marco para no recaer en ellos, así como las nuevas normas sobre Negociación Colectiva”. Las fuentes consultadas reconocen que “ha habido aspectos en los que hemos cerrado los acuerdos y hemos tenido que volver a redactar después para adaptarlo a la nueva normativa”.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.