Quemaban sus propios camiones para cobrar el seguro

Quemaban sus propios camiones para cobrar el seguro

Cinco personas imputadas a la espera de juicio y varias empresas investigadas son el saldo momentáneo de la operación Hefesto desarrollada por la Guardia Civil en relación a la ola de quema de camiones que operaban en el Puerto de Valencia.

La operación se inició con la investigación del último incendio registrado de camiones que se produjo en el interior de una empresa situada en el término municipal de Beniparrell (Valencia). Las pruebas apuntaban a que los incendios habían sido provocados por los propios propietarios de los vehículos siniestrados. De las empresas vinculadas con la investigación se requisó abundante documentación que está siendo estudiada.

Según relata la Guardia Civil, el modus operandi consistía en incendiar vehículos viejos y camiones seminuevos que tenían en contrato de leasing, denunciando estar cargados con colchones y otros productos con un número muy superior al que en realidad había, aportando facturas falsas. Con ello conseguían un vehículo nuevo y una indemnización millonaria por la pérdida de la carga. Fuentes policiales remarcan que los peritos no podían comprobar la verdadera carga perdida puesto que es muy difícil de constatar a través de los restos quemados.

Fuentes de la Guardia Civil han confirmado que existen dos empresas directamente vinculadas con la trama más otras relacionadas de manera colateral. Los detenidos, un total de cinco personas administradores de las empresas, fueron puestos en libertad y están a la espera de juicio. Entre los delitos que se les imputan figuran la estafa, apropiación indebida y falsificación de documentos.

Por el momento la Guardia Civil ha resuelto tres casos de incendios de este tipo que ocurrieron en junio de este año en Beniparrell, en agosto de 2008 en Silla y en febrero de 2008 en Puzol donde se incendiaron un total de 13 cabezas tractoras, 11 cajas de camión, dos semirremolques, dos turismos y dos motocicletas. Además está investigando otros siniestros de las mismas características que se remontan a años anteriores y que habían sido denunciados por las empresas investigadas.

Una estafa millonaria
La operación Hefesto -Dios del fuego y de la forja, según la mitología griega- apunta a que los motivos de los incendios eran más bien muy terrenales. Cobrar cantidades millonarias a través de las indemnizaciones. Los presuntos estafadores podrían haber cobrado hasta un total de 2, 5 millones de euros en indemnizaciones. Hasta el momento la cifra cobrada superaba los 1.500.000 y estaban a la espera de cobrar el resto de cantidades.

En el informe policial se hace referencia a los presuntos estafadores achacaban las causas de los incendios al conflicto del transporte terrestre en el Puerto de Valencia.

Reflexión
Las principales asociaciones de transportistas del Puerto de Valencia, Transcont y ELTC son cautos en sus declaraciones. ELTC tratará el tema en su próxima Junta Directiva en septiembre pero adelanta su satisfacción porque se resuelvan los casos y de que las investigaciones apunten a que no se trata de ningún tipo de mafia que opera en el Puerto de Valencia sino a un interés personal.

Igualmente, desde Transcont Valencia hacen un llamamiento a la reflexión y critican que se hable “tan alegremente de mafias cuando estas acciones son fruto de la desesperación e intentar sacar de donde no hay”. Transcont insiste a que hay que desterrar de la opinión pública esa imagen deteriorada de los transportistas de los puertos españoles, “más propia de los años 30 que de ahora”.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.