Colaboración logística: Principal baza para las cadenas de suministro del futuro

Colaboración logística: Principal baza para las cadenas de suministro del futuro

Las trigésimo primera edición de las Jornadas de Logísticas del Centro Español de Logística (CEL), celebradas ayer en Madrid, posicionó la colaboración logística entre minoristas como la principal baza para las cadenas de suministro de futuro. La propuesta de aunar en un sólo almacén los productos de diferentes compañías, que sean competencia directa o bien de distintos sectores, parece ser la tendencia para reducir costes y optimizar la productividad en un futuro no muy lejano.

Jean-Michel Guarneri, CEO de Savoye Logístics, destacó durante estas jornadas la importancia que cobrará la colaboración en logística o logística colaborativa para la cadena de suministro de un futuro a medio plazo. Por ello, abordó la colaboración desde cuatro enfoques diferentes.

Por un lado, colaboración transaccional a través del intercambio de datos de venta y de documentos como albaranes de pedidos, facturación, característica de los pedidos… “Todo ello es clave si queremos una buena logística desde el proveedor hasta el cliente final. Internet nos lo pone muy fácil en este sentido”.

El segundo tipo de colaboración es informativa: “El objetivo es compartir información para tomar importantes decisiones relacionadas con promociones, inventarios, existencias, capacidad de producción, plazos de entrega, etc”. Aunque para todo ello el respeto de las normas de confidencialidad debe ser riguroso.

Decisiones
A nivel de la toma de decisiones la colaboración también juega un papel relevante, de ahí la improtancia del establecimiento de relaciones operacionales estrechas y de confianza mutua dentro de la cadena de suministro, ya que el propósito final es “ayudarnos unos a otros para tener un mejor desarrollo”.

Hablamos en este caso de colaboración estratégica en el desarrollo en común de proyectos de I+D, en la estructuración de nuevas redes de suministro y producción y en la concepción de nuevos productos específicos. “Para todo ello, es muy necesaria la confianza”, destacó Guarneri, que animó al sector a apostar por una logística colaborativa para alcanzar una mayor productividad.

Cross-docking, más que una tendencia
En la cadena de suministro, una tendencia muy relevante se centra en proyectos cross-docking en los que no existe el inventario como tal y los pedidos son enviados directamente a la tienda. Así lo explicó Ana Isabel González, Western Europe Customer Logistics Manager e Procter & Gamble. “Ahora trabajamos en una segunda generación de cross-docking, en el que sólo exista un pedido y una factura por tienda”. Procter & Gamble apuesta también por el código de barras electrónico y en estos momentos se encuentra en periodo de pruebas de varios proyectos pilotos en una necesaria “apuesta por la colaboración e innovación como modelo fundamental para competir”.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.