Blue-ray de Sony se impone como formato estándar de DVD

Blue-ray de Sony se impone como formato estándar de DVD

El gigante japonés Toshiba anunció ayer su retirada del negocio de la alta definición en DVD, reconociendo así su derrota en la guerra de formatos contra su rival Sony Corp.

Toshiba «decidió que no desarrollará, ni fabricar, ni venderá lectores grabadores HD-DVD», anunció el grupo en un comunicado en el que hace referencia a los «cambios mayores en el mercado».

La derrota del HD-DVD de Toshiba ante el Blu-ray de Sony en la guerra de formatos de DVD de nueva generación simplificará la elección del consumidor, pero los analistas se preguntan ahora sobre su futuro, frente a la popularidad creciente de las descargas en internet.

El Blu-ray se impondrá como el prototipo mundial de DVD de alta definición al retirar Toshiba su HD-DVD. La adopción exclusiva del formato de Sony por parte de estudios de Hollywood y de gigantes estadounidenses de distribución como Wal-Mart ha resultado fatal para su competidor.

Ante este acontecimiento, la Federación de Consumidores en Acción considera que los usuarios que hayan comprado reproductores o grabadores HD-DVD de Toshiba tienen derecho a devolverlos y recuperar su dinero, después de que la compañía nipona anunciara ayer que dejará de fabricar productos con dicho formato de alta definición, según informó Facua.

La Federación considera que se ha producido «un vicio en el consentimiento en el contrato de compraventa, ya que los consumidores no recibieron información de los riesgos de que Toshiba abandonase la fabricación de estos reproductores».

Repuesto por legislación

En este sentido, recuerda que el artículo 1.265 del Código Civil establece que el consentimiento realizado por el consumidor en un contrato de vivienda «será nulo» si es «prestado por error». En el caso de Toshiba , «se trata de un error inducido por el vendedor y el fabricante, al no haber advertido al consumidor del riesgo de que éste dejase de producir reproductores HD-DVD».

Facua considera que se trata de una información relevante sobre el producto que debería haber sido facilitada al consumidor, según lo establecido en el artículo 60 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

Asimismo, la Federación recuerda que con la entrada en vigor de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, la legislación española obliga a disponer de piezas de repuesto durante un plazo de cinco años desde la fecha en la que el producto deja de fabricarse.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.