El Mediterráneo debate su conversión a zona ECA

El Mediterráneo debate su conversión a zona ECA

La Organización Marítima Internacional (OMI), la Comisión Europea y Francia ultiman la presentación de sendos estudios que analizan la posibilidad de convertir el mar Mediterráneo, o una parte de este, en una zona de control de las emisiones (ECA) de óxido de azufre. Esta zona implicaría un contenido máximo permitido de azufre en los combustibles marinos del 0,1%, tal y como se obliga ya en el mar Báltico, el mar del Norte y el Canal de la Mancha, lo que supone un requisito cinco veces más exigente que el límite del 0,5% que comenzará a aplicarse a la flota mundial en enero de 2020.

Desde la OMI avanzan que el comité técnico de expertos sobre las zonas ECA discutirá en la primavera de 2019 el camino a seguir ante esta iniciativa. En el diseño de la hoja de ruta serán claves las conclusiones de estos tres informes, que pese a no ser todavía públicos, ofrecen resultados similares, como reconoce la propia OMI: “una zona de control de emisiones en el Mediterráneo supondría beneficios significativos para la salud y el medio ambiente, generaría menos casos de enfermedades respiratorias y cardiovasculares y evitaría muertes prematuras anualmente”. En base a estos beneficios, la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona decidieron sumarse el pasado mes de diciembre a una propuesta que se baraja desde hace una década y que organizaciones ecologistas materializaron en 2017 con la Declaración de Roma, un llamamiento a las instituciones europeas para la creación de una ECA mediterránea, estableciendo en el sur de Europa las mismas exigencias que en el norte del continente.

La incógnita es saber si este “marco de igualdad” podrá establecerse en las dos riberas del Mediterráneo ante un rechazo más que previsible por parte de los países de la fachada sur. La adopción de una ECA en todo el Mediterráneo exigiría un esfuerzo diplomático mucho mayor que el que supuso el establecimiento de estos requisitos en el norte del continente, por lo que desde Francia plantean una solución intermedia y mucho más rápida: exigir a partir de 2020 el límite del 0,1% en todas las aguas territoriales europeas. […]

Fuente: El Vigía

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.