¿Una nueva fusión a la vista en el transporte de contenedores?

¿Una nueva fusión a la vista en el transporte de contenedores?

Desde la consultora Drewry sostienen, a partir de varios razonamientos, que es poco probable que se produzca una fusión entre ambas compañías.

Desde que el pasado mes de febrero se conociese que Kintetsu World Express adquirirá el negocio logístico de la compañía Neptune Orient Lines (NOL), APL Logistics, por unos 1.000 millones de euros, se han venido escuchando rumores sobre una posible alianza de esta última con el operador OOCL.

Dichas especulaciones son alimentadas por diversas circunstancias, como el hecho de que NOL se encuentre en un proceso de desinversión, que OOCL cuente actualmente con una liquidez de 2.700 millones, y que el presidente de APL haya indicado durante la Conferencia ‘Navis World’ celebrada este abril que una alianza entre los dos operadores no conllevaría importantes diferencias en el sector.

Ante esta situación, tras dejar claro que no quieren participar en dichos rumores, desde la consultora Drewry han elaborado un estudio sobre la posibilidad de que esta alianza se produzca, extrapolando al mismo tiempo algunas conclusiones al resto de la industria.

En primer lugar, desde la consultora consideran la venta de APL Logistics como un ejemplo claro de la tendencia creciente, sobre todo entre las empresas de transporte marítimo, a vender activos “no esenciales” para equilibrar la balanza económica cuando hay pérdidas, como es el caso de NOL, que lleva varios años en números rojos, con pérdidas de 76 millones de dólares en 2014.

De hecho, teniendo en cuenta que estas pérdidas se habrían elevado de no ser por el beneficio de APL Logistics de 66 millones, ya que el negocio de contenedores ha presentado un registro negativo de 143 millones de euros, aquellos que rumorean sobre la posible fusión encuentran más que razonable que el grupo quiera deshacerse de la línea de contenedores de NOL.

No obstante, los malos resultados económicos de los últimos años llaman a cuestionarse el por qué iba a estar interesada OOCL en la adquisición de un negocio deficitario, teniendo en cuenta que sus unidades de logística y contenedores han generado en 2014 beneficios por valor de 1.600 millones de dólares.

Disparidades entre ambas navieras

A las diferencias económicas se suman otras disparidades existentes entre ambos operadores. Así, mientras OOCL se acaba de sumar a la carrera de los megabuques con un nuevo encargo seis portacontenedores de 21.100 TEUs a Samsung Heavy industries, NOL no proyecta estas dimensiones de momento.

Por otro lado, como miembros de la Alianza G6, comparten rutas y servicios volúmenes similares. Además, recuerdan desde la consultora, en este sector 1+1 no siempre son dos, ya que ambos operadores comparten los servicios con muchos cargadores y proveedores, por lo que la adquisición no podría fundamentarse en este aspecto.

Así, desde Drewry consideran dudosa esta adquisición en cualquier circunstancia, considerando más probable que OOCL centre su inversión en los nuevos buques portacontenedores de gran capacidad para mejorar las economías de escala, como vienen haciendo las principales navieras del mundo.

Fuente: Cadena de Suministro

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*