La venta online, ¿salvación o asfixia para las compañías logísticas?

La venta online, ¿salvación o asfixia para las compañías logísticas?

El e-commerce ha aparecido en los últimos tiempos como una válvula de escape para el negocio logístico de muchas compañías de transporte urgente que sin embargo puede suponer la puntilla para un sector sometido a la presión de unos precios a la baja que pueden acabar estrangulando su propia viabilidad.

La disminución de la actividad en la paquetería tradicional, propiciada por la caída del consumo, unida paralelamente al auge de la venta on line con la llegada al primer plano de nuevos actores como Amazon, Privalia, BuyVip, Show Room Prive etc, y la introducción en este nuevo canal de los grandes de la distribución de moda, grupo Inditex, Cortefiel, Blanco, etc. ha propiciado un interesante negocio para los operadores logísticos al que no han querido, o no han podido, renunciar.

Aunque las informaciones de las propias compañías sobre este negocio en la mayoría de los casos siempre son positivas y con grandes expectativas de crecimiento futuro, empiezan a aparecer algunas voces que cuestionan este optimismo generalizado de la logística asociada al e-commerce, señalando claramente que supone una temeridad para la rentabilidad de las empresas.

“Eres esclavo de una tendencia del mercado que te está matando” ha asegurado a cadenadesuministro.es un profesional del sector. En su opinión, la rentabilidad de este negocio para las empresas es muy baja, especialmente para la red de sucursales o franquiciados, que es el que hace la distribución final del paquete hasta el comprador.

Síndrome de Estocolmo
Por ello, esta fuente cree que las empresas logísticas sufren una especie de “síndrome de Estocolmo” porque son plenamente conscientes de que con “las condiciones que imponen los distribuidores para entregarles sus envíos on line, están asfixiando sus beneficios pero no pueden dejarlo”.

Es el caso de empresas de paquetería con una larga trayectoria en el mercado español, que se han volcado en la distribución de los paquetes de destacadas empresas de venta online, como es el caso de la distribución de las ventas online de los outlets de moda, que han experimentado un vertiginoso crecimiento en las ventas a través del nuevo canal. Ventas que se han de entregar, en el conocido B2C a clientes particulares en la mayoría de las veces.

Según la fuente consultada, para un trayecto tipo se ha pasado de un modelo de ticket con un precio medio de entre 8 y 10 euros para un paquete de 0 a 5 kgs. en un servicio 24 horas a hacer entregas de sus clientes del e-commerce por un precio en torno a los 2,5 euros. “Este sistema les permite meter mucho volumen a la red pero con unos márgenes prácticamente inexistentes que finalmente van en contra de la cuenta de explotación”, asegura.

Franquiciado, 80 céntimos por entrega
Y si la situación es complicada para la matriz, para la agencia o el franquiciado es incluso peor ya que por cada paquete que tienen que distribuir solo perciben entre 70 y 80 céntimos de euros. “Si hay que parar 50 veces para entregar 50 envíos, es evidente que con los costes actuales del transporte las cuentas no salen para el franquiciado, porque por ese precio está perdiendo dinero”.

Esto está provocando la aparición de ciertas prácticas poco comunes hasta ahora en la distribución urbana de paquetería, como depositar el envió en buzones o en porterías sin confirmar la recepción. “Con ello se intenta hacer un solo trayecto porque si el franquiciado tiene que realizar más de un recorrido para entregar un mismo paquete, pierde todavía más dinero”.

Los beneficios para la tienda online
Paralelamente, otras voces apuntan que es el distribuidor online el que obtiene un beneficio sin dar ningún servicio. “A los clientes de la tienda online, cuando el envío no es gratuito, se les está cobrando a la hora de realizar el pedido entre 5 y 8 euros por gastos de envíos, sin embargo a la empresa de transporte que es la que realiza directamente la distribución de ese mismo envío, no se le paga ni la mitad, en un negocio redondo para la tienda online”.

Por todo ello, aunque pueda parecer que el comercio electrónico “ha acudido al rescate del sector logístico” y suponga ya entre el 10 y el 12% del total de la actividad del sector, viniendo a paliar el descenso producido en el mercado “tradicional” de las empresas de paquetería, es preciso no perder de vista que la fortaleza de las empresas es lo que garantiza su propia viabilidad.

Y hay muchos ejemplos en contra que vienen a confirmar la tésis de que cuanto más se crezca en volumen y en operaciones con rentabilidades negativas, más cerca se estará del fin.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.