La nueva DG de Transporte Terrestre asumirá las competencias en materia de política ferroviaria

La nueva DG de Transporte Terrestre asumirá las competencias en materia de política ferroviaria

Vuelco en el Ministerio de Fomento a la organización de las competencias en materia ferroviaria. La hasta ahora Dirección General de Transporte por Carretera queda suprimida y se da paso a la nueva Dirección General de Transporte Terrestre, que además de las competencias que tenía la antigua dirección, asume las funciones relativas a política ferroviaria, que hasta ahora correspondían a la Dirección General de Ferrocarriles, que también ha sido suprimida.

En el BOE del martes se hizo pública la nueva organización departamental del Ministerio de Fomento, que tiene como principal novedad que las competencias en materia de política ferroviaria pasan a recaer en el ámbito de la Secretaría de Estado de Transportes.

La nueva Dirección General de Transporte Terrestre asumirá las competencias de la antigua Dirección General de Transporte por Carretera y las relativas a la elaboración de proyectos normativos y regulación, ordenación e inspección en materia de transporte ferroviario.

Reivindicación
Se ve cumplida así una de las reivindicaciones que venía haciendo el sector del transporte ferroviario de mercancías en los últimos años, que reclamaba una dirección general específica para la política ferroviaria y que ésta estuviera encuadrada en la Secretaría de Estado de Transportes y no en la Secretaría de Estado de Infraestructuras, como sí sucedía hasta ahora.

Sí conserva la Secretaría de Estado de Planificación e Infraestructuras las Competencias en materia de infraestructuras ferroviarias para la cual se ha creado la nueva Dirección General de Infraestructuras Ferroviarias, desapareciendo la antigua Dirección General de Ferrocarriles.

En este ámbito de reestructuración de las competencias ferroviarias, el BOE indica que el organismo público Renfe Operadora para ahora a adscribirse a la Secretaría General de Transportes y, por tanto, se sale de la Secretaría de Estado de Infraestructuras.

Por lo demás de la Secretaría de Estado de Transportes dependerá directamente la Dirección General de Aviación Civil, la nueva Secretaría General de Relaciones Institucionales y Coordinación y la Secretaría General de Transportes.

La Secretaría General de Transportes, que tiene rango de Subsecretaría, ejercerá las funciones relativas al transporte terrestre y al transporte marítimo.

Será de la Secretaría General de Transportes de la que dependa directamente la nueva Dirección General de Transporte Terrestre así como la Dirección General de la Marina Mercante.

Convenios
Por otra parte, la nueva Secretaría General de Relaciones Institucionales y Coordinación , anunciada el lunes por José Blanco, asumirá la coordinación de las relaciones institucionales, el seguimiento de convenios y acuerdos, el impulso de la seguridad en los diferentes modos de transporte y las funciones atribuidas anteriormente a la Subsecretaría de Fomento en relación con los fondos destinados a financiar trabajos de conversación o enriquecimiento del patrimonio histórico español o de fomento de la creatividad artística. De esta secretaría general dependerá la Dirección General de Relaciones Institucionales y la Dirección General del Instituto Geográfico Nacional.

El director general no debe ser obligatoriamente funcionario
En esta reestructuración del Ministerio de Fomento, desde Presidencia se insiste en que el nuevo director general de Trasporte Terrestre no debe ser obligatoriamente funcionario. Una matización que hace intuir un próximo cambio al frente de la hasta ahora dirección general de Transporte por Carretera, que tal y como especifican desde Presidencia podría estar encabezada por un representante del sector privado.

Concretamente, la modificación de la estructura orgánica básica del Ministerio de Fomento publicada en el BOE especifica literalmente que el titular de la Dirección General de Transporte Terrestre “no debe reunir obligatoriamente la condición de funcionario”. Así, parece quedar en el aire el futuro de Juan Miguel Sánchez, hasta ahora director general de Transporte por Carretera. El BOE argumenta que “el extraordinario dinamismo del sector de los transportes que exige una flexible e inmediata capacidad de respuesta y de adaptación a los retos planteados, entre los que se encuentra el importante incremento de actores intervinientes en él con cada vez mayor presencia de operadores extranjeros, lo que hace necesario el contar con experiencia profesional y conocimientos cualificados sobre el ámbito privado del sector”.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.